Especialistas disertaron sobre narcotráfico y drogadependencia en la UNLZ

La jornada se desarrolló en cuatro paneles a cargo de intelectuales y expertos en ambas problemáticas. En la apertura de la actividad, el rector de la Universidad, Diego Molea, reclamó penas más duras para los narcotraficantes a partir de un nuevo Código Penal y decisión política para avanzar fuertemente contra la venta minorista en los barrios. También, lanzó críticas al sostener que el Estado “hoy no ofrece contención y tratamiento a los drogadependientes”.

Con la participación de especialistas que debatieron, expusieron sus aportes e intentaron generar conciencia, este jueves se realizó la Jornada “Narcotráfico y drogadependencia, impacto en la República Argentina” en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. El encuentro, organizado en conjunto por la Facultad de Derecho y el Obispado local, se desarrolló en el salón de actos de la unidad académica, que se vio colmado por la presencia de autoridades, docentes y estudiantes.

La apertura estuvo a cargo del rector de la UNLZ, Diego Molea, y del asesor de la pastoral universitaria, Andrés Vallejos. Al hacer uso de la palabra, Molea expresó: “Para mí es un honor desarrollar esta actividad junto al Obispado de Lomas de Zamora. Ambas instituciones venimos trabajando muy fuerte para dar soluciones a los problemas de nuestra comunidad y coincidimos en que el narcotráfico y la drogadependencia es un flagelo que atraviesa a nuestra sociedad.”

Luego, ingresó de lleno en el tema e inició su análisis de la problemática convocante a partir de los dos aspectos definidos en el título de la actividad.

En ese sentido consideró que “nuestro país tiene todavía una enorme posibilidad de combatir el narcotráfico y desterrarlo. No hemos llegado todavía a la situación que se vive en México o Colombia, pero estamos ante el gran riesgo de convertirnos en un país amigable para los narcos”. Ante esta situación, sostuvo que la Argentina necesita “un nuevo Código Penal que establezca penas más duras para los narcos, y una ley de extinción de dominio para que el Estado pueda quedarse con su bienes” y un trabajo más eficaz en el control de las fronteras “para evitar el ingreso de drogas desde otros países y la salida de drogas elaboradas en el nuestro”.

“Hay zonas –mencionó a Rosario y algunos barrios del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires- donde el poder de los narcos es mayor al del Estado”, afirmó con contundencia Molea para ilustrar la situación actual y, por otro lado, también hizo hincapié en la necesidad de llevar el combate contra el narcotráfico a los barrios donde se desarrolla la venta minorista.

“El menudeo se convirtió en una unidad de negocios. Hay familias enteras que se dedican a la venta de droga y tienen un estándar de vida superior a los demás vecinos, que observan ese crecimiento”, y aseveró: “Esta cadena de comercialización hay que atacarla también. Tienen que ir presos”.
“Hasta que no haya una decisión política contundente del Poder Ejecutivo y el Poder Judicial vamos a tener cada vez más problemas porque los vecinos se están acostumbrando a ver cómo se vende droga en sus barrios. Se está naturalizando esta situación”, completó.

En tanto, respecto de la problemática de la drogadependencia, el rector aseguró que “el Estado hoy no ofrece una salida, una contención y un tratamiento para que las personas alcanzadas por las adicciones puedan recuperarse”, y añadió: “Necesitamos programas y centros de atención que realmente funcionen para aquellos que entraron en el camino oscuro de las drogas”.

A su turno, Andrés Vallejos consideró que el narcotráfico y la drogadependencia integran una “realidad que no discrimina sectores sociales ni edades”, y sostuvo que “la droga y su convención de muerte llegó para instalarse entre nosotros”.

Ante este panorama, sostuvo: “El desafío es grande y entre todos debemos crear una red social que propicie una cultura de la vida”, y opinó: “No alcanza que luchemos contra la droga, si no podemos ofrecer el aire puro de una vida distinta”.

En ese sentido, hizo un llamado a los presentes: “Hay que hacer algo ya, aunque con nuestro trabajo salvemos a uno solo. Si cada uno de nosotros asume esta actitud seguramente la realidad puede ir cambiando”.

La jornada comenzó a las 9 de la mañana con las acreditaciones y se extendió hasta las 20.30 cuando la decana de la Facultad de Derecho, María Fernanda Vazquez, y el obispo auxiliar de la Diócesis de Lomas de Zamora, Monseñor Jorge Torres Carbonell, plantearon las conclusiones. “Asumimos el compromiso y la responsabilidad social que nos corresponde. Tenemos la convicción de que con estas jornadas contribuimos a la construcción de un espacio de debate, circulación de información y toma de conciencia para la lucha contra el narcotráfico y la drogadependencia”, cerró la decana. 

Cuatro paneles, distintos enfoques

En el encuentro tuvieron lugar distintas exposiciones distribuidas en paneles temáticos. El primero se desarrolló bajo el título “Cómo prevenir la drogadependencia” y estuvo a cargo de Osvaldo Mouriño, delegado diocesano de la Pastoral de Adicciones del Obispado lomense; Alejandro Pérez, especialista en drogadependencia y subdirector del CPA “Pueblo de la Paz” de Lomas de Zamora; Julio Ríos, ex director de la Escuela del Servicio Penitenciario de la Provincia, y Gustavo Carrara, párroco de Santa María del Pueblo, ubicada en la villa 1-11-14 de Bajo Flores.

El segundo, “Estrategias para el combate al narcotráfico y la prevención del lavado de activos provenientes del mismo”, fue presidido por Maximiliano Anauati, director del Instituto de Políticas Públicas contra el Narcotráfico de la Facultad de Derecho; Darío Donolo, y Rudy Gómez, de México.

En tercer orden, el eje estuvo puesto en “El impacto de la drogadicción en la salud y la educación” y los expositores fueron Fernando Maletti, delegado episcopal para la Pastoral de Drogadependencia de la Diócesis de Merlo-Moreno; Miguel Ángel Cavalié, docente de la Maestría en Prevención y Asistencia de las drogadependencias de la Universidad de El Salvador, y Gloria Raijenstein, Máster en drogadependencia de la USAL y la Universidad de Deusto, España.

El cuarto y último panel abordó la temática “Narcotráfico y justicia” y los disertantes fueron el Dr. Adrián González Charvay, juez Federal de Zárate-Campana; el Dr. Sergio Mola, fiscal Federal de Lomas de Zamora, y Roberto Lemos Arias, juez de la Cámara Federal de La Plata.