Especialistas disertaron sobre narcotráfico en la Facultad de Derecho

La Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora realizó ayer la jornada abierta “Narcotráfico: impacto en la República Argentina”. La actividad se dividió en cuatro paneles en los que destacados especialistas abordaron distintos aspectos de esta problemática candente, con el objetivo de analizar posibles soluciones y generar consciencia.

El cierre de la actividad estuvo dedicado a la reflexión y a entregar una mirada global sobre los ejes debatidos a lo largo del día. Los responsables de las conclusiones fueron el rector de la UNLZ, Diego Molea, y el obispo auxiliar de la Diócesis de Lomas de Zamora, Monseñor Jorge Torres Carbonell.

Molea sostuvo que al problema del narcotráfico se lo “debe abordar desde dos aristas: por un lado el nivel macro, con el estado de las fronteras y el asentamiento de los carteles en nuestro país y, por otro, lo que sucede con las adicciones en nuestros barrios y con la venta al menudeo, que se ha convertido en una unidad de negocio”.

“En los últimos tiempos, Argentina se ha convertido en un país amigable para los narcotraficantes que encontraron aquí un país desde donde operar. Esto sin dudas está creciendo”, lamentó el Rector, y aseguró que de la situación actual “se sale con una política de Estado que aborde en forma integral este flagelo, y con el compromiso de los distintos actores de la sociedad”.

Tras esa mirada amplia sobre el tema, Molea se refirió a una situación más palpable, como la que se vive “en los barrios del Conurbano, acá a la vuelta de  la esquina”. En ese sentido, compartió unas estadísticas de los últimos seis meses sobre denuncias realizadas por comercialización de estupefacientes en Lomas de Zamora. Dijo que en ese período se realizaron 13 en Villa Fiorito, 8 en Ingeniero Budge, 1 en Villa Albertina y ninguna en Barrio San José, lugares donde vive el 50 por ciento de la población del distrito; mientras que en Lomas centro se realizaron 554 y en Banfield 298, es decir el 84 % del total.

“Alguien cree que esa es la realidad”, se preguntó irónicamente y añadió: “Debemos conocer bien lo que pasa para tener un buen diagnóstico. Esto marca que estamos fallando en el tratamiento de este problema, porque sabemos que en estos barrios donde casi no hay denuncias es en donde más se está sufriendo el drama de la venta y el consumo de droga”.

Por su parte, Torres Carbonell llamó a “recuperar la dignidad de las personas, y a ponerse la Patria al hombro”, como dijo hace algunos días el Papa Francisco. Y consideró que “ese es el camino al que estamos invitados como país para salir adelante” frente al flagelo de la droga.

Además, aseguró que la Iglesia tiene “el compromiso de seguir acompañado” a los distintos actores que tienen la responsabilidad de atender la problemática.

La Jornada

Todo comenzó a las 10.30 de la mañana en el auditorio de la unidad académica organizadora. Allí la decana anfitriona, María Fernanda Vazquez, destacó la importancia de realizar “esta actividad para abordar las diferentes temáticas relacionadas con el narcotráfico y la drogadependencia”, y completó: “El tráfico ilegal de sustancias es un delito complejo y hoy es importante poder contar con profesionales capacitados y preparados para poder investigarlo”.

“En nuestro país, si no hacemos algo en forma urgente, estamos en camino a ser dominados y gobernados por las mafias del narcotráfico”, afirmó y concluyó: “Cada uno de nosotros somos actores, no testigos de este problema. Todos los que estamos acá podemos y debemos hacer algo frente a este flagelo”.

Antes, y luego de dar la bienvenida, el secretario Académico de la Universidad, Hugo Galderisi, se refirió al tema del encuentro y opinó: “Hoy nos encontramos en un punto límite, y el desafío es pensar y acordar nuevas políticas policiales, sociales, y para la Justicia”.

Tras la apertura, el presbítero Osvaldo Mouriño, delegado de la Pastoral de Adicciones de Lomas de Zamora; Eduardo Florio, profesor titular de Derecho Político de la UNLZ; Marta Pascual, jueza de Responsabilidad Penal Juvenil de Lomas de Zamora; Alejandro Valle, profesor titular de Criminología; Horacio Marzo, director del Centro de Prevención de Adicciones de Pueblo de la Paz, y Jorgelina Devoto, directora del Instituto para la Prevención de las Adicciones de la Universidad del Salvador, integraron el primer panel que se desarrolló bajo la temática “¿Cómo prevenir la drogadependencia?”.

El programa continuó con el segundo bloque de exposiciones referido a “El combate al narcotráfico y la prevención del lavado de activos”, cuyos disertantes fueron Maximiliano Anauati, director del Instituto de Políticas Públicas contra el Narcotráfico de la Facultad de Derecho de la UNLZ; Roberto Durrieu Figueroa, asesor del Ministerio de Justicia de la Nación; Carlos Irisarri, profesor Asociado de Derecho Penal II en la Universidad del Este, y Julio Rios, ex director de la Escuela del Servicio Penitenciario de la  Provincia.

El tercer espacio de disertaciones estuvo dedicado a “El impacto de la drogadicción en la salud, la educación y el deporte” y estuvo a cargo de Monseñor Fernando Maletti, obispo de la Diócesis de Merlo- Moreno y delegado Episcopal para la Pastoral de la Drogodependencia; Luis Alberto Erdociain, ex director del CENARD; Daniel Donatto, ex interventor del Centro de Régimen Cerrado para Adolescentes Úrsula Inchausti; Miguel  Angel  Cavalié, docente de la Maestría en Prevención y Asistencia de las Drogadependencias en la Universidad del Salvador, y Gloria Raijenstein, especialista en Drogadependencia de la Universidad del Salvador y la Universidad de Deusto, España.

El cuarto y último panel, “Narcotráfico y Justicia”, contó con la participación de Adrián González Charvay, profesor Adjunto de Derecho Procesal Penal y Correccional de la Facultad de Derecho y juez Federal del Departamento Judicial de Zarate- Campana; Sergio Mola, fiscal Federal del Departamento Judicial de  Lomas de Zamora  y director del Observatorio de Tráfico y Trata de Personas; Federico Villena, juez Federal del Departamento Judicial de  Lomas de Zamora, y Roberto Lemos Arias, profesor Adjunto de Derecho Procesal Penal y Correccional de la Facultad de Derecho y juez de la Cámara Federal de La Plata.

En cada uno de los bloques temáticos, los moderadores permitieron la interacción con un auditorio integrado por docentes, autoridades universitarias y estudiantes.