Acondicionan sillas de ruedas y desarrollan prototipos para alumnos con discapacidad

Estudiantes de la Escuela Tecnológica Preuniversitaria ‘Ingeniero Carlos E. Giúdici’, dependiente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, hicieron entrega de sillas de ruedas reparadas y reacondicionadas pertenecientes a la Escuela de Educación Especial Nº 502 de Monte Grande. La iniciativa se dio en el marco de un convenio de colaboración firmado entre las instituciones educativas.

Durante el evento, que se desarrolló en el edificio de la Escuela Nº 502, los estudiantes de la escuela preuniversitaria también obsequiaron unas plataformas suplementarias de altura diseñadas y confeccionadas por ellos mismos, y presentaron el prototipo de un artefacto que se acopla a una silla común y que sirve para que las personas con discapacidad motriz puedan sentarse sin resbalar.

“Esta iniciativa fue muy enriquecedora para nosotros, porque como Escuela además de formar futuros ingenieros, también formamos personas. Y poder hacerlo con estos valores de conciencia social y ayuda al prójimo es importantísimo”, expresó el coordinador administrativo del Ciclo Superior de la Escuela Tecnológica, Marcelo Bertoglio.

Por su parte, Milagros Tévez Sauco fue la alumna encargada de contar cómo fue el proyecto de las plataformas suplementarias, que sirven para que los estudiantes que no pueden llegar al piso tengan una superficie antirresbaladiza y regulable para evitar quedar con los pies en el aire o en una posición incómoda.

Sobre esto, ‘Mili’, tal y como le dicen sus compañeros, manifestó que “para nosotros fue una experiencia muy linda ver cómo algo que nos costó muchas horas de trabajo y esfuerzo funciona para ayudar a los que más lo necesitan”. “La pasamos muy bien trabajando en equipo, con otros cursos y nos terminamos haciendo muy amigos”, aseguró.

Otro de los representantes de la escuela segundaria dependiente de la FI-UNLZ que expuso el trabajo de los chicos fue el profesor Ariel Burgos. “La idea comenzó como un intento de aunar las necesidades que tenían en la escuela con nuestras posibilidades. El resultado fue mejor del esperado, porque nuestros alumnos pudieron volcar todo lo que habían aprendido en algo que sirvió para ayudar a otros, y eso fue muy movilizante”, contó el docente y también investigador de la Facultad.

Además de Milagros, los alumnos de 5º año de la Escuela Tecnológica que participaron del proyecto fueron Sol Dini, Tomás Cejas, Carolina Valverde, Lucas Vidmar, Ignacio  Monserrat, Jano Mieres, Hernán Rodríguez, Nicolás Calobini y Gonzalo Altamirano.

Luego de las presentaciones de los trabajos, llegó el turno de los agradecimientos por parte de las autoridades de la Escuela de Monte Grande. La encargada de hablar en nombre de la institución fue su directora, Alicia de Cruz, quien afirmó: “Para nosotros fue maravilloso en todo sentido, porque somos una institución que no tiene mucha ayuda con el equipamiento y teníamos una gran carencia en lo que tiene que ver con las sillas de ruedas. Estamos muy felices de poder haber armado esta red con la Escuela y con la Universidad”.

Cerca del final del encuentro, los alumnos de la Escuela Nº 502 obsequiaron un cuadro pintados por ellos a modo de recuerdo y agradecimiento, y durante el almuerzo, que celebraron todos juntos, una estudiante le entregó a cada uno de los visitantes un llavero hecho y pintado por los anfitriones.