Cómo tener una huerta en casa

Si contás en tu casa con un rincón al aire libre, un poco de tierra, y “ganas de enamorarte”, podés convertir ese espacio en un nuevo lugar de dispersión y actividades. Junto con Víctor José Milicia, Ingeniero agrónomo y Magister en Floricultura de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, te presentamos algunos consejos para crear una huerta en tu hogar.

Para empezar, es necesario conocer los beneficios de tener una huerta en casa. No sólo vamos a poder “contar con verduras frescas al alcance de la mano, apreciar texturas y sabores que sólo se consiguen en hortalizas recién cosechadas”, sino que también nos permite “reducir el estrés, nos pone en movimiento combatiendo el sedentarismo y nos enseña a conocer y respetar los tiempos de la naturaleza disminuyendo la ansiedad”.

Milicia no dudó en afirmar que el requisito fundamental para poner el plan en marcha es enamorarse de la huerta y lo que vamos a hacer con ella. “Con este sentimiento podremos cultivar tanto en el suelo si disponemos de espacio, como también en canteros, macetas u otros recipientes donde podamos colocar tierra mezclada con compost”. Un factor fundamental es contar con la mayor cantidad de horas con sol, así como con una canilla cerca para los riegos y cuidados. 

Si es nuestra primera vez, un consejo que nos dejó el docente es comprar “semillas de hortalizas en los viveros o utilizar las del programa Pro-huerta que entrega el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria”.  

“En cuanto a herramientas, se necesita pala de punta, rastrillo y zapín para trabajar el suelo, y una palita de mano para trabajar en las macetas”, agregó Milicia, profesor en la cátedra de Horticultura y Floricultura.

Entre el otoño y el invierno, podemos cultivar rúcula, radicheta, lechugas, kales, brócoli, coliflor, acelga, habas. “Son especies que toleran las bajas temperaturas”, especificó y agregó: “En primavera y verano podemos cultivar tomates, pimientos, albahaca, lechugas, zapallitos, pepino, zapallos y berenjenas entre otras”.  

Cabe destacar que “todas las hortalizas son fuente de vitaminas y minerales fundamentales para nuestra alimentación, por lo que hay que consumir una gran variedad de ellas”.

Tener una huerta en el hogar “es una actividad para disfrutar en familia, enseñar a los más chicos de dónde provienen las verduras que comemos y estar en contacto con la naturaleza y el medio ambiente. Es un aprendizaje que supera lo meramente educacional, es una comunión con la tierra que no se da en cualquier actividad”, concluyó Milicia. 

¡No olvidar!: además del cuidado del sol y los riegos, es necesario controlar la presencia de plagas y malezas en la cosecha.

Escribí y presioná enter

Shopping Cart
WhatsApp chat